Cuánto quieres a ti misma? - Seamwork York

Hola costurer@s!

empecé mi primer blog de costura, ahora ya hace 5 años. Si te atreves a pasar por ahí, y vas a las entradas más antiguas, verás que apenas salgo en las fotos que publiqué... Y en las fotos en que aparezco, no salgo bien. Una postura muy rígida, una sonrisa forzada, la perspectiva mal...

Pués que ha pasado entre hace 5 años y ahora?

Experiencia

Tenemos más experiencia, tanto yo como modelo como mi marido como fotógrafo. Él sabe que tipo de fotos me gustan, y yo sé como posar para conseguir el objetivo. He desarrollado hasta un 'signature pose' ... ;-)

Sacamos unos 50 fotos o más y luego hago una selección de las fotos que más me gustan o las que enseñan de mejor manera los detalles de algún proyecto.
Hacemos una mezcla de fotos posadas y luego él me captura en momentos inesperados... Así conseguimos una buena mezcla para elegir.

Seriedad

Nos lo tomamos más en serio. Está claro que desde que tengo la tienda, cuidamos más la fotografía. Reconozco que hay (mucho) margen para mejorar, pero ya tenemos una evolución muy positiva. Y no le puede pedir a mi marido que estudie para hacerse mejor fotógrafo, el pobre ya tiene que sacrificar tiempo en la huerta para sacarme fotos...

Sin vergüenza

Tengo menos vergüenza en la calle. Al principio busqué huecos sin gente, por si acaso me miraban raro... Pero creo que no soy tan interesante, porque hasta fecha de hoy nadie nos ha preguntado porque mi marido está en el suelo de rodillas sacándome una foto... Y al final, qué más da? Si algún día me lo preguntan, les diré que yo hago mi propia ropa y lo enseño en mi blog... A ver que responden... Les dejo sin palabras...

Auto-estima

Me quiero más a mi misma. Creo que es uno de los efectos que tiene coser tu propia ropa.
Casi no entro en tiendas de ropa, y en los probadores aún menos... Hay tiendas en que no entro en la talla más grande, y no estoy hablando de tiendas de ropa infantil...
La última vez que me pasó, casí me puse a llorar en la tienda... Pues nada, ya no entro en esa tienda...

Cuando coses tu propia ropa, todo empieza con tus medidas. Como la mayoría de la gente, no tengo una sola talla, ni mucho menos las proporciones 'ideales'. Según algunas marcas de patrones, tengo que mezclar tallas, según otras no. A veces la diferencia entre pecho y cadera es una talla, a veces son 2... A veces tengo las medidas completamente iguales que una sola talla... Jackpot!

Y cuando esta situación te pasa varias veces, poco a poco vas cambiando el chip. En vez de pensar que algo está mal con tu cuerpo, vas pensando y sabiendo que la casa tiene otro tipo de cuerpo en menta cuando diseña y que no pasa nada.
Y cuando has cambiado el chip, ya no es cuestión de no cumplir algún ideal, o de intentar de adaptar tu cuerpo a una prenda o talla. Es cuestión de adaptar el patrón a tu cuerpo. 

Y te sientes mejor, y quieres más a ti misma...

Entonces, cose tu ropa, cambia el chip, mezcla tallas y quiere a ti misma! Sal a la calle con tu fotógrafo y hazte 100 fotos o más a la vez. Ponte maquillaje, o haz como yo, y sal despeinada... Dále ordenes a tu fotógrafo de como hacer las fotos. Díle que quieres! Mira la pantalla y repite lo que no te ha gustado, o repite lo que sí te ha gustado pero con más o menos luz...

Quítate la vergüenza y pon cara a tu blog o a tu Instagram! Porque no tienes que esconderte, para nada! Quiero verte!

En un siguiente post publicaré un post con nuestras recomendaciones para sacar fotos!

A ti también te ha cambiado la costura como ves a tú misma? Cómo sacas tú fotos para Instagram o el blog?

Costura

Blusa:

York de Seamwork

Tela orgánica de la tienda: Mermaids Day

 

Feliz costura!

Wendy
x


13 comentarios

  • Wendy, me ha dado mucha alegría leerte, me he visto reflejada en casi todos tus comentarios!
    Empecé a hacerme fotos con las prendas que cosía porque veía que eran las que más gustaban,las que más comentarios tenían. Por desgracia mi chico no siempre puede hacerme las fotos así que me he “montado” un estudio fotográfico ( mi habitación) que montó y desmontó cada vez; muevo mesas, utilizo cajas como trípodes y me pongo música ( salsa) mientras le doy “on” al temporizador de la cámara… las mejores fotos salen cuando me lo paso mejor bailando, si poso mucho no me gusto nada.
    Y con respecto a las tallas, no sólo por ir de tiendas,y lo mal cosidas y la mala calidad de muchas de las prendas que nos compramos? Yo sigo comprando en tiendas, la diferencia es que ahora se identificar cuando una prenda vale la pena ya sea por la calidad, el trabajo, el detalle, si se arruga mucho…y el tallaje.
    La costura, ver y compartir con todas vosotras,ha sido un afortunado gran descubrimiento, me encanta veros y ver lo que hacéis cada día, así podemos mejorar juntas! Un abrazo.

    Zaida (Cuarto de Costura)
  • A mí me sigue gustando ir a comprar ropa. aunque tampoco entro a las tiendas de minitalla. En cuanto a las fotos….. pues entre que no sé posar y el fotógrafo hace lo que puede… ahí andamos, eso sí, con cara y todo, que estamos estupendas como estamos.

    Nekane
  • Wendy, un conjunto chulísimo, unas fotos preciosas, y… ¡olé ese fotógrafooooooooo!

    Muy buena tu reflexión. Y sí que creo que coser nos ayuda a querernos, a aceptarnos. ¿Que no entramos en la talla “X”? Pues no pasa nada. Pasamos a la siguiente, o a la que corresponda. ¿Que nos sobra de aquí y nos falta de allí en el patrón? Pues tampoco pasa nada. Lo adaptamos a nuestras medidas y ya está. Que ya sabemos que esas son medidas “estándar”, y que eso implica que muy raramente coincidirán al 100% con las nuestras. Y eso está bien, porque no somos estándar, y sinceramente… tampoco quiero serlo.

    Antes tenía una compacta (Canon PowerShot S110), y como los que me rodean no son amigos de ponerse a hacer fotos, pues me apañaba con un trípode y el temporizador de la cámara. Era un poco engorroso, porque no sabía cómo iba a salir en la foto, pero marcaba en el suelo, con algún tipo de cinta, dónde me tenía que colocar, para por lo menos salir más centrada en la foto. Y ya luego… le daba al botón de disparo, y a trotar hasta la marca, una y otra vez (ahora que lo pienso, fue un buen método para hacer deporte, jajaja) hasta conseguir las que me interesaban.

    Hará cosa de poco más de un año cayó en mis manos una réflex (Nikon D5300), y el concepto de hacer fotos cambió totalmente, para mí. Si están pensando en comprarse una réflex, les recomiendo ésta, totalmente. Aparte de que hace unas fotos espectaculares, tiene pantalla abatible, con lo cuál, situándote delante de ella, ves en todo momento cómo estás saliendo en la foto. Además puedes disparar por control remoto, con lo cuál se acabaron las carreras, para ponerte delante de la cámara y “coger posturita”, y también da la opción de pasar las fotos directamente de la cámara al móvil. Vamos, que ahora tardo muchísimo menos en hacer las fotos, de lo que tardaba antes.
    Usar trípode merece mucho la pena, sobre todo si es capaz de hacer fotos cenitales (desde arriba). Yo lo empleo mogollón, sobre todo en las fotos para Instagram. El que yo tengo es el Vanguard Alta Pro 263AB 100, y es capaz de coger tropecientas posiciones, lo cuál te da mucho juego, de cara a hacer las fotos.

    Todavía me queda muuuuuuuucho por aprender, pero le he cogido el gusto a esto de fotografiar, y eso ya es un plus.

    ¡Buen domingo!

    La Modistilla Valiente
  • Que bonitas palabras, un mensaje profundo en un lenguaje simple. Gracias por enseñar costuray por enseñar a querernos un poco más

    María Virginia
  • Tal cual Wendy, suscribo todas y cada una de tus palabras. Creo que he/hemos sufrido tu misma evolución, aunque mis fotos no llegan ni con mucho a la preciosidad de las tuyas, pero vaya, iremos mejorando. Muy interesante tu entrada, y tú guapísima en todas las fotos. Felicidades también al paciente señor fotógrafo ???

    Sentarse a coser

Dejar un comentario